9 ene. 2016

Hermanos






HERMANOS

- Hoy hay mar de fondo, mira, ¿ves esas ondas encima del mar?
- Sí.
- Pues si vas  buceando, también está todo revuelto hacia el fondo.  Siempre hay un reflejo en la superficie de lo que ocurre muy al interior, entiendes?
- Sí mamá.
- Cariño, ¿ tú puedes ver la belleza de todo esto ? Los colores distintos en el mar desde la playa  hacia adentro, como una alfombra de lapislázuli y malaquita.  Es precioso. 
¿Lo ves ? Y ese movimiento constante.... Me encanta mirar al mar.
- Sí, sí, lo veo,  mamá.
- Esta mañana, mientras estaba sentada leyendo en la arena, os miraba. Vosotros dos corríais y saltabais por encima de las rocas que deja ver la marea baja, alrededor de los charquitos.
A tu hermano y a ti.
Muy ágiles, pensé, estos chicos han crecido mucho. Siempre juntos desde el principio de vuestro tiempo. Fue un momento muy bonito, ese inmenso mar que se abría en la bahía, el cielo muy limpio, el faro al fondo y ese enorme sol brillante de esta tierra cálida de lagartos.
No hace nada estabais ahí al lado, en la pequeña playa,  gateando y comiendo arena a puñados, y ahora han pasado ya más de cinco años.
El paso del tiempo...
Sabéis, es una enorme, grandísima suerte tener un hermano gemelo, es muy especial. Alguien que va contigo desde el comienzo, entendiéndote con una complicidad tremenda, cuando seáis mayores lo entenderéis mejor. Tenéis que quereros mucho. Lo sé. Cuidad ese cariño siempre, como un preciadísimo tesoro de un pirata.
- Mamá
- Dime cariño,
- No siempre hemos estado juntos. Ya te lo dije.
Tengo hambre.