17 de abr. de 2015

Esos balcones...

Algunos balcones maravillosos,
lugares que brillan con luz propia...


Time is tight- Booker T. & The MG´s

Hacia adelante

Aguas que nunca volverán a pasar
y este río de la vida que nos lleva
i r r e m i s i b l e m e n t e
hacia adelante
al futuro
sin retorno
sin vuelta atrás.


©La Tierra Pura- Silvia D. Silvia D Chica

Dispersión (haiku)

Mente difusa
mente desenfocada
en blanco y negro.

Juicios (haiku)


 Tú no me juzgues
y no me etiquetes,
soy como el agua.


Positive vibration- B. Marley

Al otro lado

AL OTRO LADO

Ahí estamos,
a este lado

pero tarde o temprano
cruzaremos el umbral

y perteneceremos al otro lado
un nombre en la piedra con más o menos cariño
una fecha y quizás una frase...

y el tiempo
se irá encargando
de borrar las huellas
la lluvia, el viento, el musgo
y ya sólo quedará
un pequeño relieve
de lo que fuimos
si acaso unas flores secas
o de plástico
vestigios de amor
fraternal, maternal, amoroso

quíen sabe...

vivimos como si nunca fuéramos a morir
y sin embargo

todo es impermanente,
no lo olvides.
© Silvia D Chica

Reproducción (haiku)

En primavera
la vida se hace paso
Sólo espectador.


Leene

Amor y presencia.

El encanto de viajar...


Lugares con encanto propio.
Castellfolit de la Roca

Now

Now (haiku)

El cielo abierto
no hay expectativas
estar presente.

12 de abr. de 2015


Llega el otoño,
otro más,
los paseos por el monte
la roca, los senderos, el azul cielo
la luz entre el bosque

claroscuro
los pequeños tesoros entre la hierba
bajo los robles, los pinos, las encinas
entre la tierra
sobre los tocones de árboles muertos

y vivos
la gran red de hongos que crece lenta
desde la oscuridad y el silencio
esperando la dosis exacta de humedad y calor
para salir a la luz

perlas extrañas y raras
exquisitas
letales
anodinas
gelatinosas
llamativas

fungosas
húmedas
esponjosas

las setas.

24 de mar. de 2015

Desilusiones

Desilusiones
nada es como parece,
sal de la Tierra
.


Inmensitud

Minimizando
los efectos del ego
en la inmensidad.


Prairie Wind- N. Young
 

El juego

El juego

Pasa el invierno

Pasa el invierno
ansias de calor y mar
y... una vez más.


 Stabat Mater- Pergolesi

Prensa para La Tierra Pura.


VIERNES 20 DE MARZO


La leonesa Silvia D. Chica presentará su poemario 'La Tierra Pura' a lo largo de este fin de semana


L. Castellanos | 20/03/2015

Hoy estará en Elektra Comics y el domingo, junto a Laura Fraile, en el Belmondo.

                Silvia D. Chica ha demostrado siempre su versatilidad desde que irrumpió con esa energía suya tan característica en el universo cultural. Ha hecho de todo y siempre muy bien. Provista de una sensibilidad realmente especial y de natural curiosa, Silvia se ha implicado abierta y cómplicemente en numerosos proyectos, entre ellos ese celebrado fanzine, Vinalia Trippers, que ha sido refugio de la cultura leonesa más subterránea y donde ella ha hecho sentir, sobre todo, su voz más personal. También la fotografía le ha permitido desplegar una mirada propia que se recrea en la intimidad del detalle. Responsable del blog La Tierra Pura, donde resalta su afán más curioso e introspectivo, da un paso más en su trayectoria con un poemario, 'La Tierra Pura' (era impensable otro título), que la confirma definitivamente como una artista de mucho peso y singularidad incuestionable. Se trata de un libro dotado de una sensibilidad mayúscula gracias a la cual la escritora leonesa reinterpreta y disecciona la realidad bajo un punto de vista absolutamente personal y exclusivo.

 Lo va a presentar a lo largo de este fin de semana con todo lujo de honores y alicientes en su ciudad, en León. Primero hoy en Elektra Comics, que también  servirá de sede a las actuaciones de Marcos Cachaldora, Gonzalo Ordás y Deltas Galgo. El próximo  domingo se traslada la celebración al Bar Belmondo donde, en sesión vermú, donde también participará la escritora y periodista vallisoletana Laura Fraile, que presentará su primer libro Mujeres que tararean canciones inventadas.

El llibro de Silvia cuenta con una portada realizada por Toño Benavides y un prólogo de Ana Pérez Cañamares que queda reproducido aquí:
"Es fascinante cómo los seres humanos podemos olvidar e incluso tomar la dirección contraria a aquello que nos hace bien. Cómo podemos sumergirnos y regocijarnos en todo lo que nos aparta de nuestra humanidad, de nuestro bienestar, de nuestra esencia, hasta comportarnos como seres mecánicos, como autómatas sin alma, sólo atentos a sus deseos y necesidades más inmediatas. Pienso que en este caso la cultura capitalista -al no dejarnos bajar de su eterno columpio, que va de de la frustación a la recompensa- se compincha con nuestra peor versión, la de niños malcriados que lo quieren todo y lo quieren ya, y de forma fácil, sin esfuerzo ni disciplina.

Así que de vez en cuando no está nada mal que alguien venga a recordarnos que hay otras cosas, es más, que las hubo antes de nosotros y las seguirá habiendo. Aunque sólo fuera por eso, porque nos recuerdan los pequeños tesoros gratuitos que desdeñamos cada día, valdría la pena escucharlas. No está nada mal, insisto, que voces como la de Silvia se alcen sobre el ruido para hablarnos del silencio, del campo, de la noche, del bosque; que nos digan que si logramos alzarnos un poquito por encima del miedo y de la pereza, de la costumbre y la rutina, nos espera el premio de la pertenencia a una vastedad acogedora, a todo aquello que no se rompe tan fácilmente -que no nos va a traicionar- como las zapatillas de moda o el último modelo de móvil.

Silvia nos invita a un espacio tolerante, sin juicio, sin límites, en el que la linealidad -la carrera- se ve sustituido por los ciclos que nos mecen en su vaivén, y el futuro que nunca llega, por un presente pleno de posibilidades. En ese espacio las dudas persisten, pero las preguntas nos importan tanto como las inmediatas respuestas que se nos ofrecen, cuando nos permitimos identificarnos con el cielo abierto y cambiante, con la madera útil, cálida, pasajera. Para ello, hay un proceso a veces doloroso, otras placentero: olvidar el ego, nuestra pegajosa identidad, nuestras ansias de perdurabilidad. Pero Silvia, con su mirada abierta, nos ofrece el placer y el consuelo que nos espera cuando lograrmos acceder a esa otra realidad. Aunque confiese que no siempre es fácil ni asequible: "en el medio/yo/con mis oscilaciones, mis asimetrías, mis delirios".
En realidad, este camino me recuerda a la sensación de montar una bicicleta con el manillar torcido: nos tentará dejarnos llevar por la dirección equivocada, nada nos asegura que no nos torzamos, pero si estamos atentos a ese pequeña corrección que debemos hacer cada tanto, lograremos seguir el camino de la verdad durante unos segundos, aunque sólo sea para saber regresar a él más tarde, para recordarnos que tenemos esa posibilidad. Que el cielo, el agua, los árboles, el aire nos esperan. Que después de cada tentación, nos hayamos dejado llevar por ella o no, la mirada atenta nos devolverá a la senda. Allí donde las estaciones y sus cambios se hacen evidentes. Donde el monólogo interior se para para dejar paso al sonido del agua o del aire entrando y saliendo de nuestros pulmones. Donde la vida nos inunda como una marea. Y eso, nos recuerda Silvia en sus poemas, sólo se consigue estando presentes, estando en el presente.
Si haces hueco, si te despojas, la magia de estar vivo, la comunión con todo lo existente, está aquí. No son otra cosa estos poemas que recetas que nos indican dónde hay que mirar, qué hay que elegir entre la estrechez de miras y el mar ancho. A pesar de la tristeza, del dolor, de la muerte, esta mirada de niño deslumbrado está a siempre a nuestra disposición. En estos poemas, que sea cual sea su extensión no pierden de vista el espíritu de los auténticos haikus, se nos promete un premio: si abandonamos el miedo a ser pequeños, la grandeza de formar parte del todo nos espera.

 Le agradezco a Silvia que nos lo recuerde".



 --------------------------------------------------------

Silvia D. Chica y sus poemas sobre la vida cotidiana




Editora del fancine Vinalia Trippers, ilustradora, fotógrafa y escritora, la leonesa Silvia D.Chica presenta este viernes 20 de marzo, en la librería Elektra Cómics León, su primer libro, “La Tierra Pura”. Un poemario publicado por Zoográfico Diseño Editorial, con ilustraciones y portada de Toño Benavides y prólogo de Ana Pérez Cañamares. A la presentación se suma un acústico de Marcos Cachaldora, Gonzalo Ordás y Delta Galgos. Y el domingo, 22 de marzo, en sesión vemouth, lectura compartida con la periodista y poeta vallisoletana Laura Fraile en el Café Belmondo.
“La Tierra Pura” es la primera incursión de la leonesa Silvia D. Chica en el ámbito de la poesía. El cuaderno de bitácora de una tripulante de la vida que durante años ha ido registrando los pequeños detalles de lo cotidiano, muy pegados a la naturaleza y a las emociones. También es el resultado del blog del mismo nombre, que primero cristalizó en fotografías de papel y ahora lo hace en el papel impreso. Y que desde hace ocho años, y temporada tras temporada, recoge además de su poemas, su trabajo fotográfico, un recorrido visual que completa su intención por buscar los detalles, buscar la esencia. Dice Paloma V. Otero en Cajón del Arte que “sus fotografías son poemarios y sus poemas imágenes”.
El silencio, un momento irrepetible, los caprichos de la naturaleza, el agua helada, la bruma de la mañana, los bosques, sus árboles solitarios, las cigüeñas, dan forma a los poemas de este primer libro de Silvia D Chica. Poemas sencillos, sin pretensiones, e inmediatas reflexiones sobre el presente. A veces, pequeños haikus sobre la existencia y su cíclico flujo.


El poemario se divide en cinco partes: Ciclos, Estar presente, Vértigo, Percepciones y Plenitud. Y está prologado por la poeta Ana Pérez Cañamares. Según Silvia D. Chica, está inspirado en los Vagabundos del Dharma, de su querido Kerouack, y Japhy Ryder, la cabaña en la montaña, la casa de la Tierra Pura, el centro de la mente.
Y hablan de “la soledad y de la pureza, de las reflexiones, los poemas sobre la vida cotidiana, el campo y la Tierra, sus ciclos y cambios, la impermanencia de nuestra vida, y del absurdo de nuestros problemas que vienen y van, del darse cuenta del momento presente, del contenido de la mente y del vértigo del paso del tiempo, de la futilidad de los momentos y de los arduos esfuerzos por hacer algo que se desvanece como arena entre los dedos, de la aceptación, de los miedos y de enfrentarse a ellos… y también de la plenitud de los momentos excelsos, del arrebato, y de lo precioso de la existencia”.
Reproducimos a continuación dos poemas de Silvia D. Chica, incluidos en “La Tierra Pura”:

Oscilaciones

En lo alto de la torre
la veleta
para los desnortados los perdidos los sin rumbo
a lo lejos
las colinas serpenteantes
para los solitarios los amantes los viajeros
por encima de las secuoyas
la puesta de sol
enorme brillante generosa
y en el medio
yo
con mis oscilaciones mis asimetrías mis delirios.

Aprendiendo vida

De lo algodonoso
de lo suave
de lo delicado
de lo evanescente
de lo sutil
de lo esponjoso
de lo sedoso
de lo exquisito
de lo ligero
de lo plácido
de lo agradable
de lo aterciopelado
de lo tibio
de lo blando
y de lo templado.
(no hay nada
más allá
del ahora). 

Gracias Camino Sayago y Emilio López Castellanos




21 de mar. de 2015

La Tierra Pura en Elektra

 Foto: Sara Cabezas

Todo es transitorio, y pasajero
Primera presentación de La Tierra Pura, poemas, en Elektra Cómics, el lugar donde hice expuse mi primer trabajo gráfico.
Fue una noche muy entrañable, amigos de siempre con muy buena disposición para hacer que todo fluyera.
Fotos, poemas, música en directo y un poco de vino.
Gracias a todos por participar, por ser y estar.
Pura vida.

All of me- B. Holiday

20 de mar. de 2015

La Tierra Pura se traslada por unas horas...

Lo inusual y lo bello.

Mañana intentaré recrear un blog en una tienda, La Tierra Pura se traslada a Comandante Zorita, por un rato estaremos en Elektra Cómics León, la tienda, bonita tienda, de mi querida Alicia, las fotos, las palabras y la música, un vino...
 pero por una vez, fuera del ordenador, en vivo y en directo, con los amigos, y precisamente... es lo bonito de todo esto.

Rich Foalk Hoax- Sixto Rodríguez

11 de mar. de 2015

Integración

Integrar todo
práctica horizontal,
biodiversidad.

Sólo el surgir

Sólo el surgir
el sentido de todo
ese momento.

Trío de miradas

Lucía, Alicia y Olaf.

y una canción que siempre me gustó, Demon Lover- Shocking Blue

La Tierra Pura en Bebiendo versos, el blog de Magali Labarta

"LA TIERRA PURA" DE SILVIA D. CHICA


2006 en un mes de Septiembre, un blog, la idea, una foto, un texto, y una canción.

 
Los textos se fueron refinando, la pasión por la foto crecía y el denominador de la música seguía constante.


Mi Tierra Pura inspirada en los Vagabundos del Dharma, del querido Kerouack, y Japhy Ryder, la cabaña en la montaña,  La casa de la Tierra Pura, el centro de la mente.


De la soledad y de la pureza, de las reflexiones, los poemas sobre la vida cotidiana, el campo y la Tierra, sus ciclos y cambios, la Impermanencia de nuestra vida, y del absurdo de nuestros problemas que vienen y van, del darse cuenta del momento presente, del contenido de la mente y del vértigo del paso del tiempo, de la futilidad de los momentos y de los arduos esfuerzos por hacer algo que se desvanece como arena entre los dedos, de la aceptación, de los miedos y de enfrentarse a ellos… y también de la Plenitud de los momentos excelsos, del arrebato, y de lo precioso de la existencia.


Portada preciosa de un querido amigo Toño Benavides, y hermoso prólogo de Ana Pérez Cañamares.

3 de mar. de 2015

Silvia D. Chica Buscando los detalles- Por Paloma V. Otero



Por Paloma V. Otero

La conocí en un momento revolucionario, transitaba por cambios fundamentales en su vida y en apenas un verano la vi atrapar el tiempo. Silvia fue un regalo que Alicia Elektra puso en mi camino hará como ocho o diez años,  lo cual no me convierte precisamente en su amiga más antigua, pero ciertamente me sitúa como amiga presente. Y este es el privilegio. Presente es Silvia. Con el tiempo descubrí que las reuniones en casa de Silvia D. Chica son arte efímero, que parte de su obra son sus amigos y la otra parte la tierra pura. Desde su ventana Silvia mira a la meseta y cruzando la línea del horizonte ve la vida brotar. Esto es Silvia, ojo presente. También es manos, manos grandes que abrazan las palabras al hablar. Y es verbo escrito. Silvia también es verbo escrito.
Es miembro tripulante del Fanzine Vinalia Trippers, pero esa es una odisea que yo no puedo contar. Hablaré en estas líneas de su blog La Tierra Pura, que nació al tiempo que nos conocíamos, como diario gráfico de a bordo. Su trabajo fotográfico tiene una evolución clara. Si originariamente veíamos a una Silvia fascinada por los detalles de su vida cotidiana, en la última foto que ilustra la portada del blog vemos el invierno colgado de dos pinzas de ropa. Silvia ha crecido como ‘hacedora’ artística. Los primeros años de su blog están ilustrados con fotografías donde el énfasis está en la composición, las figuras y el color; eran imágenes fruto de la fascinación que le producía un árbol, una rama o un objeto. No había más intención que atrapar o remarcar la importancia de un detalle. Esta colección de fotografías mereció una exposición de la mano del Instituto Cervantes en Brasil y una réplica de la misma en el Hotel Quindós, y sirvió, quizás, para cerrar una etapa fotográfica. Desde entonces y enfatizando sobre sus últimos disparos, Silvia D. Chica ha aprendido a atrapar los momentos entre escena y escena. Me fascina su capacidad de capturar momentos inacabados, imperfectos y por ello aún más presentes si cabe, más vivos. Caigo en la cuenta, mientras escribo, que el hilo conductor en el trabajo artístico fotográfico de Silvia reside en la capacidad de observar el detalle. El detalle fijo que es una rueda oxidada o el detalle efímero que significa el momento entre dos acciones.
Las fotografías de Silvia son poemarios y sus poemas imágenes. Durante los meses de verano ha estado recopilando años de escritura en su blog que recientemente han cobrado forma de poemario, editados magníficamente por Rodrigo de Zoográfico Editorial.  Días de verano, decía la entrada de su blog Buscando los detalles, buscando la esencia.
Tenéis, habitantes de la meseta, tres citas con Silvia D. Chica en León. Una el Jueves 5 de Marzo a las 20:00 en la inauguración de la exposición colectiva Kanya en Femenino (c/Monasterio, 5, León); Otra el viernes 20 de marzo, a la misma hora, en Elektra Cómics (c/Comandante Zorita, 4, León), donde habrá fotografía, poemas y música. Y una tercera el domingo 22 marzo, en la sesión vermouth con una lectura compartida con Laura Fraile en el Bar Belmondo (c/ San Lorenzo, 1, León). Id y disfrutadla. Por mi parte, la última vez que estuve con Silvia fue el otoño pasado en Madrid. Presentaba el último número de Vinalia Trippers, junto con Vicente Muñoz, Ana Curra y Cesar Scappa. Estaba en primera fila mirando a través del objetivo de su cámara y no disparaba innecesariamente. También la escuché leer poemas tanto propios como ajenos y tuve el privilegio de estar con Silvia  en estado puro.

Gracias amiga♥
 

21 de feb. de 2015

Haiku de miércoles en un sábado

Aburrimiento
sequía de la mente
tiempo de plomo.

Haiku oro


Tiempo presente
aparente inacción,
tiempo de oro.

Caballos blancos tierra fría


Conversaciones entre animales



Blanca

Blanca, amiga del cuore.

La Tierra Pura Poemas de Silvia D. Chica

 Este es el resultado de este blog, La Tierra Pura, que un día empezó a cristalizar en fotografías de papel, y ahora lo hará en poemas editados magníficamente por Rodrigo, Zoográfico Editorial.
Hoy, sábado están viajando hacia mi casa.
Es todo un placer presentaros este trabajo, dedicado a todos vosotros, los que alimentais este blog desde hace 8 años.
Os convoco para la presentación el  día 20 de marzo viernes en Elektra Cómics León a las 8 de la tarde, donde habrá, fotografía, poemas y música, igual que en este blog, pero tendremos la oportunidad de estar juntos, en el mismo tiempo, y en la misma acción, viéndonos las caras y oliendo nuestro espacio...

Día 22 marzo domingo, sesión vermouth, lectura compartida con Laura Fraile en Bar Belmondo


 The ballad of Nina Simone


15 de feb. de 2015

Ecuanimidad como arma

La bruma de la mañana
frío humedad y algo de gris en el ambiente,
masas de árboles desnudos y ateridos
cigüeñas sobrevolando en el mismo cuadro.
El cementerio, y una cruz asomando por la tapia,
cada día
lo veo
y me recuerda que
todo es pasajero
los altos y los bajos,


ecuanimidad como arma

y la difícil tarea de despegarse del ego.

Regresiones

Foto para portada interior del libro de Vicente Muñoz Álvarez Regresiones.

14 de feb. de 2015