23 jul. 2016

LOS PEQUEÑOS VAGABUNDOS

- Mamá
- ¿Qué pasa?
- Que si quieres venir con nosotros a un concierto...
- ¿A un concierto? Pero... de quién, y dónde.
- Pues es esta noche. En el otro mundo.
- Ah.. en el otro mundo, vale. Voy con vosotros.
- Pero somos nosotros los que tocamos ¡eh!
- Anda, no sabía... Y ¿Qué instrumentos tocáis?
- Yo toco una guitarra diminuta que tiene un sonido completamente estratosférico con ondas electromagnéticas.
- Y yo toco otra guitarra que sale de una cajita. Sacas la caja y ya sale el sonido, muy fácil. ¿Quieres tocar con nosotros también tú un instrumento?
- Genial, me encantaría hacer una banda con vosotros. ¡Gracias!
- Vale pues tú tocas la batería.
- Ok, pues esta noche concierto. ¿Os gusta el sitio que hemos elegido para acampar? ¿No os parece precioso ...?
- Sí, neti, neti...
- Es estupendo el baño que nos hemos dado en esa poza. ¡Infinitamente mejor que una ducha!
Siempre he pensado que ese lugar es "de poder". Cada vez que he venido aquí me ha parecido que es muy especial. He venido muchas veces, en invierno, en otoño y en verano, pero hoy ha sido realmente especial. Maravilloso.
Además habéis sido muy valientes. Algunos pasos eran difíciles, y había que escalar un poco, con riesgo de caer. Muy, muy bien. ¡Ya estáis en la liga de expertos montañeros!
- ¡¡Bien!! ¡Somos de la liga de expertos!
- Para salir al monte hay que dormir bien, y vosotros habéis dormido hoy doce horas ni más ni menos.... en la tienda de campaña, y con el sol ya pegando fuerte por la mañana, sois unos campeones.
¿No tuvisteis frío anoche ?
- No, yo no, estaba asfixiado.
- Yo tampoco, tuve mucho calor.
- ¿Calor? ¡Pero si bajó la temperatura a cuatro grados! Bueno, bueno, yo tenía miedo y frío por vosotros...
- Es que la limonada de montaña nos dio calor.
- Jajaja, fue muy buena idea eso de echar esas hojas de menta silvestre al termo de agua. Mañana la llevamos otra vez.
Me chifla la vida de acampada. Nuestro dormitorio que se monta y desmonta en un pis pas, abres la cremallera de la tienda por la mañana, y ya estás en este gran salón de roca y pradera, el barracón de los baños, la sombra de los árboles...
Las cosas pueden ser muy simples... Ahora vamos a encender nuestro pequeño hornillo y nos hacemos la cenita. Calentando agua puedes hacer un montón de cosas, con alimentos que están deshidratados, es lo que yo llamo comida tipo Japhy Ryder, a la memoria de los bosques, los valles y los ríos! De la Naturaleza en constante movimiento.
¡Salud!
Veréis qué rico está. Nos sentamos en esta esterilla y a cenar. Estáis invitados a mi humilde mesa...
Siempre he disfrutado mucho con la vida de camping. No se necesita gran cosa, sólo querer, y tener ojos para ver la belleza de la Tierra. Es que soy un poco hippie...
Cenamos, dormimos bien y mañana nos vamos de nuevo de caminata al Panazal.
- Mamá, ¿sabes? En el otro mundo yo tengo una hermana, se llama Zafiro y tiene el poder del hielo. Puede convertir todo lo que ve en hielo, si quiere, claro. También tengo padre y madre y dos hijas, anoche estuve con ellas. Se llaman Gatita Negra y Gatita Blanca.
- Yo tengo también una novia, con el pelo muy largo, como nos gusta a todos los chicos.
- Qué bien, familia por aquí y por allá...
- Mamá
- ¿Qué?
- ¿Te podrías dejar otra vez el pelo largo? Como cuando éramos muy bebés y tenías una trenza muy larga, y me dabas con ella en la carita...
- Ven acá, te voy a achuchar.


Y una canción.