22 jul. 2016

Algo parecido a la felicidad.


Enredar por las praderas de alta montaña con los retoños.
Eso sí que no tiene precio.