15 may. 2016

Hoy hace un día precioso



 - Buenos días amores...
¿Cómo ha sido vuestro sueño, reparador?
Vamos despertando y poniendo en marcha la maquinita....hoy es miércoles, mitad de la semana...

- Yo hoy soñé que era mi cumple y que tenía la caja que había pedido, y estaba el tío Oscarín.
- ¿Dónde?
- ¡Pues en el otro mundo!
- Ah... cuenta, cuenta... me gusta mucho escuchar vuestros sueños, vamos mientras al cuarto de baño.
- Estábamos todos y también Óscar.
Había una gran lucha, unos lanzaban plantas de poder que te protegían, y había enormes conchas, con agujeros abiertos, y una plantita dentro monísima y redonda, con la barbillita mojada, y manos muy pequeñas. ¡LAS PLANTAS TIENEN PODER! ...
- Me encanta eso de la barbillita mojada...
-... Luego, vinieron unos osos de hierro , liberamos a todas las plantitas para que nos defendieran durante el sueño y a ti, mamá, también te di una planta, un dragón de fuego mínimo , y un tigre que era tan pequeño como la palma de la mano, muy útil para todos.
A mi dragón le gustaba que le rascara la axila y le hacía cosquillas. Y cuando se reía, soplaba todo y se movían las ramas de los árboles. Era delicioso.
- Tú sí que eres delicioso... Voy a rascarte la axilina... a ver...
-Ay, déjame...
- Hace un día precioso. Tenemos que dar las gracias, por cada nuevo día, no hace falta que digas nada, pero sí que lo pienses, un instante, cada día, por el hecho de seguir, de continuar aquí. Sólo un pensamiento fugaz, de esos que tienes cientos al día. Yo os lo voy a recordar y después lo haréis vosotros. El mundo es un lugar maravilloso para vivir.
Cierra esos ojos un momento, tu hermano aún no los ha abierto.... y piensa... gracias a la vida, un día más por todo lo que me da.
- Gracias a la vida, este día por todo lo que me da. Lo dije y lo pensé a la vez. Como una estrella fogar
- Entonces, mejor que mejor.
- Vamos...
- Mamá, el otro día me tiré más de 20 veces en una tirolina en Boñar con los agüelos, es de lo más molón, te subes, bueno, me tenía que subir el agüelo y te tiras... es una gozada.
- Y a Nicolás también, claro. Buff
Veinte más veinte son cuarenta. Cuarenta veces que el agüelo os subió a la tirolina... mamma mía...
Pobre abuelo, cuando yo le llamé estaba cansado. No me extraña.
Ay los abuelos, cuánto os quieren... la abuela quiere estar siempre con vosotros. Que os lleve cerca de ella, es lo que quiere, hace miles de planes y os compra de todo, que lo sé yo, con tal de teneros cerca. ¿Podéis sentir ese cariño tan grande ?
- Si.
- ¿Y podéis sentir también el cariño tan grande de papá ?
- Sí. Qué suerte, no? ¡Tanto amor!
Oye pero volviendo a lo de la abuela, ella ya no es una chavala, y el abuelo tampoco. Tenéis que cuidarles, que vosotros agotáis a cualquiera, y ellos que son tan buenos...no se quejan, pero se cansan.
- Mamá, yo creo que las abuelas no se ponen falda.
- Ja ja ja.. qué tontería...