17 abr. 2016

De dimensiones y cuñados

- Mira, qué maravilla, el mar en su constante movimiento, esas nubes, las rocas, esas praderas verdes, las ovejitas, vosotros...No te parece precioso este lugar ?
- Sí, es bonito.
- ¿ Puedes ver con esos ojitos la belleza de la Naturaleza ? Es importante poder verlo, no pasar de largo...
- Sí, pero me lo pasaba mejor en mi huevo.
- Esta sí que es buena.
¿ En tu huevo te lo pasabas mejor que aquí ? Bueno, pues cuenta qué es lo que hacías.
- Bueno, es que cuando yo estaba en el huevo, podía ir a diferentes dimensiones. No sólo esta.
Tú estabas en la dimensión Mamá.
- Pues qué bien. Ya me gustaría a mí visitar otras dimensiones. ¿Y en cual te lo pasabas mejor ?
- En la dimensión Lego, la dimensión Naraja y Morado... en muchas. Pero yo tengo un invento pensado para poder ir a otras dimensiones. ¿ Te lo explico ?
- Pues sí. A ver si no es muy complicado y nos vamos en las vacaciones de Semana Santa...
- Puedes usarlo para ir a otra dimensión o para ir a otro planeta.
Es un aparato, como el Robapelis, que tiene un núcleo de láser. Tú conectas tu mente con este aparato y psssssss, se acciona y te vas.
- Parece bastante fácil.
- Sí, yo estuve esta noche en el inframundo.
- Pues al inframundo nos vamos ahora mismo. Cambio de clip. Vete bajando y sacando la ropa de la lavadora al cesto para tender.
¡ Mira este pantalón donde estaba....! Es de mi cuñado, se lo tenemos que devolver.
- Mamá, pero ... ¿ qué es un cuñado ?
- Pues es el hermano o hermana de tu pareja. ¿ Entiendes ? En este caso, Sergio.
- ¿ Sergio es un cuñado ?
- Pues sí. Pero no "un cuñado". Mi cuñado, y yo soy su cuñada.
- Yo creía que cuñado era otra cosa.
- Y... ¿ qué creías que era ?
- Pues como alguien, un señor, al que llamas en voz muy alta y viene y te arregla todo lo que necesites.
- Jajaja, cuñaaaooo. Algo así sí. Qué risa.