3 feb. 2016

Yo creo que Papá Noel no existe


- Mamá, ese cuento de El Ruiseñor ya lo leímos, ¿ no te acuerdas ?
- Pues no. No me acordaba... Pues empezamos otro.
- Vamos a leer este de La zorra y la cigüeña.
¿ Has visto ? ¡ He leído yo sólo el título del libro !
- ¡ Sí ! Qué maravilla Martín. En breve me leéis vosotros a mí. Yo elijo el libro y vosotros seguís hasta que me duerma, qué felicidad...
- No. De eso nada. Sigues leyendo tú.
- Vale, pues yo elijo. Vamos a empezar hoy un poemario de un amigo. Se titula Gominolas en los bolsillos.
- Mamá, ¿ a ti te parece que ese es para niños ?
- Sí, ¿ no ves esa niña en un columpio en la portada ? Y además... gominolas... Lo escribe su papá, se llama Jorge M. Jorge M Molinero a su niña, una preciosa Julieta que conocí el otro día.
Me encantan estas dos citas con las que abre, mira la del Barquito de cáscara de nuez, que nos sabemos la canción, y la última, de Jose Ignacio Lapido No digas que no te avisé. Magnífico. Vamos allá.
- Mamá.
- Dime Nicolás
- Yo creo que Papá Noel no existe.
- Ah.. .¿ no ? ¿ Por qué me dices eso ahora ?
- Pues por varias cosas. Yo creo que son los papás que por la noche van a comprar regalos y los dejan en el árbol. Mira, Papá Noel está muy gordo y no cabe por ninguna chimenea, y además si entrara se mancharía completamente de negro, y las chimeneas son muy estrechas para él.
- Ya...
- Además creo que eso de que una persona vuele es una fantasía, nadie puede volar, y otra cosa... que nadie tiene tanto dinero para llevar a toooooodos los niños tantos juguetes.
- Y... ¿ qué hay de eso de la magia...?
-Yo creo que la magia no existe. La magia de los magos son todo trucos. Martín, ¿ a que no existe ?
- ¡ Sí existe !
- Pues yo creo que la magia es otra cosa
- ¿ Qué es la magia para ti ?
- Pues por ejemplo convertir un hombre en un sapo.
- Sí. Eso sí que es mágico. Mira yo creo que la magia depende de ti. Si tú quieres creer o no.
- Bueno... puede ser que... es que tú, mamá, no sabes una cosa.
- ¿ Qué ?
- Lo que hace papá Noel es que abre un portal a otro mundo y de ahí coge los polvos mágicos, y así abre cada casa. Lo de las chimeneas no puede ser.
- Entonces... ¿ sí ?
- Sí. Pero tiene algunos ayudantes. ¿ Quieres saber quién es el que le ayuda ?
- Claro, dime.
- ¡ Pérez !
- ¿ Pérez ? Ah, el ratoncito.
- Sí. Ese sí que sabe, anda por ahí con lo de los dientes pero ¡ roba dinero! A nosotros nos robó un billete de 10 eurazos el año pasado. Y todo ese dinero es para papá Noel.
- Vale, pues por hoy... quedamos en que sí existe entonces . Vamos con nuestras poesías para Julieta.
- Te quiero mucho mamá.
- Yo también te quiero mucho mamá.
- Yo sí que os quiero, venga acurrucaos aquí y escuchad...