10 feb. 2016

La Ley


- Mamá
- Qué cariño...
- Tú... ¿ Has infringido alguna vez la ley ?
- Pues... déjame pensar... sí. Yo creo que sí. Alguna vez...
- ¿ Sí ? ¿ Cuál ?
- Pues por ejemplo saltarme un semáforo en rojo.
- ¿ Te has saltado alguna vez un semáforo en rojo ?
- Sí, alguna vez, y también he aparcado en un estacionamiento para inválidos, y también he entrado por dirección prohibida.
- Te van a pegar una multa, mamá.
- Sí... es verdad. Intentaré no infringir la ley más. A veces es difícil.
Sabes, las leyes están muy bien para regular, para organizar, pero a veces no son muy justas, y no son las mismas para todo el mundo. Y no me refiero sólo a las de tráfico...Eso me enfada mucho.
- No te enfades mamá. Violencia engendra violencia.
- Jajaja, es verdad. No me enfado, pero ¡ me encabrita!
- ¿ Qué es encabritar ? ¿ Como subirte a un cabrito ?
- No exactamente cariño... es como sinónimo de enfadarse, pero sin llegar a la violencia.
- Ah vale. Yo también me encabrito muchas veces con Nicolás
- Ya lo sé, ya... juntos os estáis todo el día picando y al mismo tiempo sois inseparables. Es estupendo tener un amiguito siempre al lado eh... en el cole, en casa, con los abuelos, en el coche...
Esta semana en el Centro de yoga estamos viendo Ahimsa con los estudiantes. El Yoga se asienta sobre unas bases, ¿ sabes ? los yamas y los niyamas. Antes de hacer posturitas y acrobacias y ejercicios de respiración... hay que pasar por estas bases, como normas de comportamiento universal, ética, y no deberíamos infringir estas leyes. Esas sí que son leyes de verdad
- Y qué significa Ahimsa.
- Quiere decir no- violencia. Fíjate. Lo primero de todo, antes de nada. No agresión. Y luego sathya, decir la verdad, asteya, la honestidad y más...
- Mamá
- Dime... pero...¿ Entiendes lo que te digo, ratón ?
- Sí, sí... sabes.. este momento de entrar en la camita y coger tu calorín de las piernas es lo que más me gusta del día. Estás muy suave. "Soy del club mamá"
- ¿ Te he dicho hoy que te quiero ?
- No.
- Pues te quiero, es más, te adoro tiernito y lleno de vida.