2 feb. 2016

La convivencia

- ¡ Hombre ! ¿ Te has levantado tu sólo hoy de la siesta ?
- Sí... no me gusta estar solo. Quiero que alguien esté conmigo cuando me despierto. Y por la noche cuando me voy a dormir también. Si no... tengo miedo, de la cortina sobre todo.
Pero no me des ahora una lección de miedo mamá.
- Ok, no hay lección de miedo, si estás todavía con los sueños por aquí rondando, y un poco sudoroso. Anda ven, me gusta porque ahora estás muy tierno. Ven conmigo.
- Mira mamá, cuando te despiertas, es como si no tuvieras fuerza. Entonces yo tengo un truco. Aprieto así, el puño, muy fuerte, y así se concentra la fuerza y ya está.
Esta mañana se ha discutido mucho en esta casa. Ya me canso. No me gusta escuchar tanta discusión.
- Tienes razón cariño, ¿ sabes ? La convivencia no es fácil. Te darás cuenta cuando vayas creciendo.
- ¿Qué es convivencia ?
- Con - vivencia: vivir con. Compartir, coexistir pacíficamente entre personas en la misma casa. Ya sé que a veces, lo de pacíficamente... no funciona. Todos tenemos que poner de nuestra parte. A veces hay que cambiar algunas cosas. Hablar sin reprochar, sin defenderte, sin agredir.
No es lo mismo vivir tú solo que con otras personas.
- Yo sé que antes de querer cambiar a los otros, tienes que cambiarte a ti mismo, y eso es muy difícil.
- Me dejas alucinada con las cosas que dices....Tienes toda la razón. La gente no cambia, la esencia siempre permanece. Dice un refrán árabe algo así como que no se puede enderezar la cola de un perro... No sé. Hoy estoy un poco triste cariño, todo este tema de la mañana me ha dejado un poco KO. Como que no tengo muchas ganas de reír.
-Mamá, cambia el clip. Abre tú ahora las ventanitas de atrás. Pero... ¡ no pongas esa carita !, Mírame, a ver una sonrisita... Estamos aquí contigo, ¿ no nos ves ?
- Sí cariño, os adoro.
- Mamá, yo es que soy un poco pequeño para entender algunas cosas...
- Lo sé. Tiempo, cuestión de tiempo. Pero me gusta tu cabecita. Gracias por estar aquí conmigo ahora. Lo valoro mucho.
- Yo también te adoro, mamá. Ven con nosotros a hacer la croqueta por la duna. Verás cómo se te pasa todo y te vuelves a reír.