21 ene. 2016

Los buenos y los malos

- ¿ Qué le pasa a tu hermano, cariño ? Está enfadado, parece.
- ¡ A ver mamá, yo no puedo saber de los sentimientos de los otros !
- Bueno, bueno, pensé que como erais gemelos pues sabíais lo que le pasaba al otro siempre.
- No. Yo no sé lo que le pasa.
- Ok, pues ahora hablaré con él.
- ¿ Sabes una cosa mamá ?
¡¡ Luke es hijo de Anakin Skywalker !!
- Sí. Qué pasa, que te impresiona mucho, ¿ no ?
- Es que primero era bueno, luego se une a la fuerza oscura, y se hace malo, y después se hace bueno otra vez. Es ¡ Darth Vader !
- Mira corazón, no te creas todo eso de los buenos y los malos. Todo es ficción. En la vida real, ni los malos son tan tan malos, ni los buenos son tan tan buenos. A veces sí ocurre, pero muy excepcional. La gente está en un término medio.
- Ya lo sé mamá. Que no es de verdad, ¡ hombre ! Pero es que Anakin...
- Una cosa muy común también es decir que los buenos son los que yo conozco, mis amigos, y los que no conozco de nada son los malos. O... yo soy el bueno... ¿ qué son los demás ?
- Malos.
- ¿ Ves ? Esto no es así. No hay tampoco una completa luz, ni una completa oscuridad, hay zonas intermedias.
Ese maniqueísmo, de buenos buenísimos y de malos malísimos es muy del cine. Sólo quiero que lo sepas, nada más. Ahora disfruta con tu peli.
- Oye mamá, ¿ sabes ? He descubierto una cosa: no es necesario coger un vaso para beber leche. Puedes ir directamente al frigorífico y beber ¡ del cartón ! Mucho más fácil.