10 may. 2015

Calidez

Nada como tumbarse al sol en el jardín después de una mañana de trabajo.
El ligero viento, las hojas de la higuera creciendo, la exuberante kerria japónica, la sombra cada vez más ancha del peral, las cigüeñas trabajando en la espadaña, los trinos diferentes, la suavidad de la piel que sonríe al sol, andar descalza pisando las deliciosas y humildes margaritas y todas las clases de verde. . .
Ganas de calidez, de sol, de exterior.


 Sozinho- C. Veloso