2 sept. 2013

1930


1930
ponía a la entrada de un pequeño cementerio
pegado a un templo católico
con un estilo muy colonial.
Yo no había nacido, claro
ni mi padre tampoco,
y mi abuelo tendría unos 15 años.
Todos allí,
su materia
y también todas sus insomnios
sus proyectos
y su esperanza.
Un día despiertos, vivos
y al día siguiente sin chispa
sin calor

sin magia.


Caetano Veloso- Moça