1 ago. 2013

Panecillos de semillas y chile.


Siempre me han gustado mucho las pelis en las que se preparan grades comidas, los pequeños detalles de la preparación, recuerdo las tortugas para la sopa en el Festín de Babette, los chocolates, las perdices y los aromas de aquella cocina de Como agua para chocolate, la agobiante escena de las ostras en La Grande Bouffe, y su escena de alimentos, cada vez más descompuesta..., bueno, los ejemplos son miles, cada uno tiene sus favoritos.
Por cierto, si no habéis visto La Grande Bouffe, en estos momentos de crisis existencial y falta de fe, os la recomiendo.