17 sept. 2012

el jardín balsámico


aquel pequeño jardín tenía algo de especial
después de dos meses merodeando por allí
aún no lo había descubierto

era discreto, redondo, coqueto,
era acogedor, fragante, único
era balsámico,
con un solitario banco que invitaba al silencio.

echaron la puerta abajo
por vieja, deslustrada y chirriante
y aquel delicioso jardín perdió su magia
su encanto, su poder de seducción,

aquella discreción quedó expuesta
a la vista de todos
y ya nunca más me senté en él,

el hechizo se rompió.

tomorrow is my turn- n. simone

1 comentario:

TRABAJO ARTESANO dijo...

Bonito blog, seguiré leyéndote un poco más.