25 ago. 2012

Ni los diamantes son para siempre

Nada es perfecto
todo se deteriora
envejece
se marchita

nada es para siempre
todo se termina
decae
se deteriora

todo lo que comienza
termina
aunque nos empeñemos
con uñas y dientes
en perdurar

todos los signos
son de decadencia
de obsolescencia
más o menos programada

y el presente
se nos escapa
se nos resbala
como arena entre los dedos.


wonderful world- s. cooke