16 nov. 2010

anatomía de una ola



siempre quise vivir una temporada al lado del mar

sentir su fuerza y su energía con todos mis sentidos
escuchar cada momento su rugir imparable contra la costa
observar su incansable movimiento como algo que hierve por dentro
sumergirme cada dia y bucear
siendo una con el silencio del submundo marino

con las familias de peces,
con la roca, las ondas de arena,
con las delicadas algas danzando al compás del movimiento
entre la luz filtrada e irreal,

y saborear la sal por los ojos, la piel y la lengua.

siempre quise estar un tiempo al lado del mar
y observar en la noche el faro de La Punta
alumbrando incansable
girando sin descanso,
en ese ciclo inmemorial de noches y rumbos,
contemplar las mareas y las lunas
y el origen y la anatomía,
de una ola.

siempre quise amanecer al lado del mar
día tras día,
y ver el brillo del sol naciendo por el este
en el confín
dejando una estela fulgurante y dorada
que asciende que desaparece
y sentir el cambio de luz
hasta el atardecer
y buscar una playa donde muera el oeste
para despedir el día entre rojo y mar.


anatomía de una ola- a. vega

1 comentario:

Anónimo dijo...

muy hermoso

v