24 feb. 2010

la dulce espera en febrero


otro amanecer.

despertar,
demasiado pronto,

con el mismo pensamiento que me obsesionó al dormir.

desentumecerme, emerger de mi crisálida,
y salir con mi perro a pasear.

despacio,


sentir el clima cambiante,
el viento en las hojas,

comparar las formas caprichosas de las nubes que hoy van a toda prisa

con la estela de un avión, decidida, recta.

observar el reflejo del sol en los charcos,

el reflejo de las hojas, de las ramas,

jugar con el perro a lanzarle una y otra vez palos al agua,

disfrutar con su gozo y su despreocupación.

volver a casa,


despacio,


apoyando mi peso en la vara, que me ayuda,

ver que, por fin,
una pareja de cigüeñas se ha decidido a anidar,

cerca,

en el nido encima del jardín,

en el jardín de la Tierra Pura,

ayer las ví supervisando ese espacio,

el nido que hace unos años las gentes del pueblo decidieron derribar,

y ellas, con su perseverancia y su empeño,
volvieron a rehacer,


despacio,


me pregunto si será la misma pareja de hace unos años.

es el mejor mes para contemplar las cigüeñas desde mi casa

su crotorar, su apareamiento, su avenencia y fidelidad

y cómo sacan a sus crías adelante,

enseñandolas a volar,


despacio,


ensayando pequeños vuelos desde el nido,
instintos ancestrales que funcionan.

tomar un rato el sol de frente, de cara, vitamina D
D de "dador de vida".
y comenzar de nuevo el día.

les copains d´abord- g. brassens

6 comentarios:

Vicente Muñoz Álvarez dijo...

maravilloso retrato de la tierra pura, silvia:

me ha gustado un montón...

dulce espera

v

Anónimo dijo...

Me ha parecido precioso, Silvi!
Ya queda menos para ver la carita de ese par de personitas.
Disfruta de los últimos momentos de crecimiento.
Un abrazo enorme.
Yolanda

Anónimo dijo...

Me ha parecido precioso, Silvi!
Ya queda menos para ver la carita de ese par de personitas.
Disfruta de los últimos momentos de crecimiento.
Un abrazo enorme.
Yolanda

Anónimo dijo...

Muy bonito Silvi, es como pasear contigo por allí.
Un beso-Jose

Estíbaliz dijo...

Qué delicia que la dulce espera sea así, despacio. Para poder saborear cada instante, para observar lo de fuera y lo de dentro.Vive en intensidad, si! disfruta de esa calma que será el mejor nido para tus pequeños.
Un abrazo muy grande para una mujer muy grande.

Narciso el valvulista dijo...

Qué delicadeza.
Ayer he visto las primeras golondrinas sobre un Guadiana pletórico.

Besos