13 ago. 2009

amanecer


abandonar mis pies y mis piernas,
abandonar mis manos, mis brazos,
abandonar mi vientre triste y mis pechos llenos
abandonar mi desengaño, mi desilusión,
mi cariño y mi fe
abandonar mi fuerza, mi pasión y mis esperanzas,
abandonar mi garganta dura, mis ojos hinchados,
mis sienes y mis delirios,
abandonarme a la madre tierra,
inmóvil, sin fuerza,
y sentir el vacío en una noche de lluvia de estrellas
lágrimas que caen del cielo oscuro.
girar de lado,
abrir los ojos,
inspirar,
ponerme en pie,
empezar el día.

3 comentarios:

María Diez dijo...

Muy bello. Hay que abandonar tanto para que amanezca?...

Besitos desde Shanghai

Anónimo dijo...

muy chulo, sil... mucho.

vi

periferia uber alles dijo...

poema sencillo y directo. no hace falta alambicarse. se agradece.