15 ago. 2008

varanasi... little by little...
























si vienes a India por primera vez, te sugiero que no empieces por Varanasi.
creo que hay que curtirse antes en algunas batallas.
desde la llegada en la impactante estación el movimiento es loco, el colorido es múltiple y constante y el sonido de la ciudad te llega por todas partes.
hace calor, estamos en monsoon time, pero no llueve apenas, las calles cerca del rio, sagrado Ganga, son un auténtico barrizal, y se acumula la basura y los escrementos por todo rincón, no existen aceras o similar, todo es un laberinto de callejuelas entre las que se van sucediendo, o bien templo tras templo, o bien comercios que se amontonan unos encima de los otros y los dueños o los sicarios intentan captarte para LO QUE SEA.
el rio... poderoso, serio, es muy ancho, más que ninguno, con corrientes, y tambien él acumula en sus orillas restos de pujas por decenas e innumerables objetos.
el río es sagrado, el río es reunión, el río es limpieza interior y exterior, el río es lavadora, el río baña los bufalos, acoge a los botes de largos remos de bambú para pasear a los turistas, los que vienen a ver que hay, qué tiene varanasi...
sentarme en una de las muchas ghats que bajan es uno de mis pasatiempos favoritos, estos palcos abiertos y frescos al espectáculo del mas puro hinduismo.
las ofrendas al río son constantes, los baños, los juegos...
al río se va a purificar hasta la tela que se compra una mujer para su saree, y para lavarlo despues, extendiéndolo al sol y al aire, tendido, vivo, en movimiento con esos magníficos colores, al río se va a rezar, a mojarse con su agua... a la visita diaria, a sentarse y mirar...
y desde el río puedes ver claramente el otro gran espectáculo de cremación de cuerpos durante 24 horas, grandes piras, lechos de muerte para pasar al otro lado, y parar ese samsara, esa rueda de reencarnación, arrojar las cenizas al Ganga.
ritos, creencias, madera por abajo, madera por arriba, la familia ayuda con aquello de la cerilla inicial...
y se pueden ver, desde esos botes, en las estrechas escaleras que ascienden y al lado de la zona ardiente, montones de piras, preparadas para llevar a cabo el rito.
todo entre bufalos y monos, y perros y cabras y templos, y cantos, y sadhus, y babas y gente de color blanco, mirándolo todo.


y... si el autoricksaw parecía anti diluviano...

a ver que me decís... del cycle ricksaw...?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

joderrr, qué bueno, qué guay todo, me alegro un montón... salud & pura vida desde la vieja europa: up !! v.

juegos de carreras dijo...

Muy buen aporte se agradece saludos