10 jun. 2008

un martes de junio




las fuentes de inspiración de un escritor son sus vergüenzas; quien no las descubra en sí mismo, o las eluda, está condenado al plagio o a la crítica.

e. m. cioran